No tenemos constatación de la fecha exacta de la construcción de la casa, si bien hay referencias desde 1862, año del primer registro de la propiedad. Por el estilo de la misma parece de fecha anterior, si bien posiblemente reformada a finales del siglo XIX.

              Se trata de una típica casa andaluza de dos plantas, con dos patios -uno de ellos con pozo-, salón, comedor, cocina y un pequeño jardín en la entrada. Es la única casa de la calle Isabel Losa que conserva su traza original, por lo que está protegida por las normas urbanísticas del Ayuntamiento de Córdoba.

              Para encontrar el origen de las casa típicas andaluzas hay que remontarse a la casa tradicional romana, que se disponía en torno a un patio –de forma parecida a los también tradicionales cortijos andaluces-.  Esta distribución espacial fue modificada en época califal aportándole la impronta árabe, tan proclive al intimismo, dando  mayor importancia a los espacios interiores que a los exteriores, adaptando la casa al retorcido entramado urbano de entonces e introduciendo su estilo de jardinería –que se fundamenta en el huerto-jardín, con una conjunción de plantas útiles y ornamentales, teniendo especial papel las aromáticas, y la omnipresencia del sonido del agua-. Con todo ello se persigue obtener un idílico “paraíso interior”.

              Lógicamente, las casa siguen evolucionando a través del tiempo y adaptándose a las nuevas realidades urbanas, pero sin perder su esencia anterior, por lo que podemos ver la mayoría de los elementos antiguos y otros más modernos, como son los azulejos –véase la foto arriba a la derecha- y la utilización de plantas exóticas, de tal suerte que casi no puede concebirse ya un patio cordobés sin Geranios, Gitanillas (ambas de origen surafricano) o Buganvillas (de origen brasileño).

              En resumen, la típica casa andaluza, y por ende la nuestra, se constituye en un compendio de todo lo narrado, esencia de todas las culturas que por nuestro solar han pasado  pero mirando hacia un esperanzador futuro.